¿Huelga o no huelga?

La verdad es que da lo mismo. Esta huelga no tiene vencedores. Los que vamos a salir perdiendo, sí o sí, somos los trabajadores. En mi caso particular apoyar la huelga supone perder un día de sueldo y de trabajo para que luego no te contabilicen como que has hecho huelga (negativo) y no apoyarla supone que unos sinvergüenzas piensen que tienen mi apoyo frente a la reforma laboral (negativo).

Es de broma: llega tarde y sólo sirve para que los trabajadores nos peleemos entre nosotros sobre si hay que hacerla (y apoyar a los vagos y vendidos señores de los sindicatos) o si no hay que hacerla (y apoyar a los sinvergüenzas e incopetentes políticos del gobierno). No deja lugar a medias tintas, cuando es una situación que claramente crea polémica por la falta credebilidad de los dos bandos (gobiernos vs. sindicatos).

Otra vez más, este “niño de la democracia” (yo) se pregunta si realmente hay futuro en la política de este país. Un sistema que se retroalimenta con corrupción, favoritismo y egoísmo no puede utilizarse para servir al pueblo.

About

View all posts by

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *