Pasión popular

– Corre, corre, que ya empieza.

– Espera, que todavía le queda un poco a las palomitas.

– Yo te espero, pero ya sabes que la tele no lo hace.

En cientos de miles de hogares de España se sintoniza la final de Gran Hermano D-4.

– Bienvenidos al último programa de Gran Hermano D-4. En este momento los dos candidatos están pasando las últimas horas en la casa, ya que, como todos Uds. saben, ¡esta noche es la gran final!

Se oye un clamor generalizado procedente del público del plató. Mientras, primer plano de Juan José Rupín conduciendo el que será seguro el programa más visto en España durante los próximos cuatro años. Al menos así ha sido en las otras ediciones de Gran Hermano D.

– La expulsión la semana pasada del Sr. Recunte ha causado una gran conmoción entre todos los españoles. Todos tenían muchas esperanzas de que llegara a la ronda final. Pero así son las cosas… ahora todo se decide entre la Srta. Clomera –

Los abucheos de un grupo enarbolando una bandera de fondo rosa flucsia y una esvástica azul celeste impiden proseguir al pobre Juan José. Pese a la buena iluminación del complejo llevan todos gafas de Sol y, aunque es Invierno, visten trajes ajustados: cortos en las piernas y tirantes del cuello.

– ¡Silencio, por favor! ¡Silencio! – unos segundos – Decía que todo se decide entre la Srta. Clomera y el Sr. Montes. Quedan diez minutos para que se cierre la votación. Ya saben que pueden usar los enlaces que aparecen a continuación para hacer su elección, ¡porque lo más importante es su opinión!

Los hipervínculos ya están flotando en la pantalla para cuando Felipe trae las palomitas en un bol. Se acomodan los dos para el debate previo al final. Ella en el gravillón que había heredado de su abuela y él tumbado en el sofá de látex. Se ha convertido ya un ritual.

– No me puedo creer que eliminaran a Recunte. Ese tío me gustaba.

– Hombre, no estaba mal, sobre todo si los comparas con los dos que han quedado.

– Sí, el Montes este es un fascista, aunque parece que todos los jóvenes le apoyan. Y la otra –

– La otra va a ser un títere toda su vida. Eso ha quedado claro durante lo que ha durado esta farsa.

– En fin, qué le vamos a hacer.

Y haciendo un ademán con la mano selecciona el enlace que leía Srta. Clomera. Se identifica biométricamente a través del receptor óptico y su voto queda registrado. Amelia repite el mismo procedimiento. Una vez echada la suerte, el ritual exige la ingesta de un refresco mientras anuncian el ganador de este año. Ambos vuelven de la cocina con un enorme vaso lleno de zumo de fresa mezclado con colafeína.

– Silencio todo el mundo, ya me traen el sobre. Como es costumbre empezaremos dando las estadísticas de este año. De los 100.234.123 españoles, ha votado un 92,3%, ¡un 3,4% más que el año pasado! ¡Enhorabuena a la dirección del programa por este fabuloso resultado en la cuarta edición! De los 92,3% un 45,7% han sido varones y el resto, 46,6% mujeres –

– Estúpidas encuestas… ¡di ya el resultado!

– Son necesarias para darle emoción, si no sería muy aburrido – una risilla inocente cargada de ironía.

– … de las autoridades, quedando sólo un 3,2% desiertas. Y finalmente, el ganador de esta edición de Gran Hermano D-4 es… – esos siete segundos odiosos antes de un resultado trascendental – … ¡la Srta. Clomera! ¡¡Dad todos un gran aplauso a la cuarta Presidenta de España elegida con todas las garantías democráticas gracias al equipo técnico de !! –

Al apagar la telesación todavía se escuchan levemente los gritos y abucheos del plató. En fin, no se espera más de lo que es: otras elecciones presidenciales en España. Nadie sabe en qué punto la cosa se empezó a torcer hasta llegar a este circo. Al menos en esta edición no ha fallecido ningún candidato…

Mientras tanto, en algún lugar de Oxfordshire la tierra tembló levemente.

About

View all posts by

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *